Remembranzas de un dia caluroso

Hoy el clima dio un vuelco, algo raro por ser invierno todavía, aun por la mañana se sentía muy calido y esa sensación incrementaba al transcurrir las horas del día, al llegar  la tarde era ya un calor sofocante, de esos que no permiten respirar y se siente como los rayos del sol queman la piel y el viento no refresca. A pesar de eso fue un bien día para ella, aun cuando tenia muchos pendientes, exámenes, presentaciones y tareas por entregar; pero ella ama el calor, ¡si, esa es su estación predilecta!, le trae recuerdos de su infancia, ¡aquellos tiempos!, pensaba, cuando pasaba el día con su familia, en el negocio, donde se divertía enormemente imaginando diferentes juegos, tenia muchísimos juguetes, pero no eran de los que todo niño tenia, ¡no!, los suyos eran muy diferentes, un montón de tornillos podían acomodarse para formar una carretera, un trozo de alambre de cobre (de ese que utilizaba su papa para embobinar motores) con unos simples dobleces y torceduras llegaba a ser un hermoso anillo. Un trozo de lámina recortado y moldeado era una escultura (que claro, solo ella podría denominar como toda una obra de arte). Recuerda con gran alegría cuando en las tardes de verano, por la calle del mercado donde se ubicaba el negocio comenzaba el desfile de vendedores, desde paletas heladas, raspados de sabores, hasta deliciosas y refrescantes rebanadas de frutas de temporada con un toque de limón y chile en polvo (un manjar para cualquier niño), era entonces cuando se ponían de acuerdo ella y sus hermanos (que en total formaban un grupo de 4 pequeñuelos dispuestos a convencer a sus padres de comprarles alguna golosina), cuando lo conseguían, se reunía toda la familia a comer y juguetear, sentados en la banqueta, mientras platicando, veían  pasar la gente y con ella la tarde.

Adnil

Anuncios

About this entry