La historia……..

Eran las primeras horas de aquella madrugada. En medio del ambiente de penumbra y frío escuché el rechinar de llantas de un vehículo que se aproximaba rápidamente, seguido del sonido tan particular que tiene la pólvora cuando es liberada de un cartucho para luego ser superado por los gritos del tío – tírate al suelo, rápido al suelo Ernesto – no supe cuantas balas fueron, solo sé que escuche el sonido de las balas rompiendo el aire y todo a su paso, vidrios, madera, lamina, carne.

El tío respondió al ataque con su beretta .9 mm que solía cargar bajo el brazo,- ahora si hijos de su puta madre, van a valer verga- las pequeñas explosiones me hicieron recordar el sonido de las palomitas de maíz cuando se están cociendo. Luego, luego solo calma… una calma que pareció durar una eternidad y que en realidad no fue más que unos segundos, solamente el sonido de un carro frenando forzosamente a la entrada de mi casa, -rápido cabrones, rápido al chavalo- grito un hombre de barba cerrada, no se cuanta gente bajo del carro, no sé cuantos podían caber, lo que si se es que las balas aún pasaban surcando el aire, cuando me subían al carro a jalones, ponían mi cara contra el piso y un hijo de la chingada puso su bota llena de aceite en mi cara.

Yo no me dejaba de mover, sentí la necesidad de hacer algo, pero qué? Solo se me ocurrió arreglármelas para morderle la pierna al tipo que me pisoteaba la cara, lo único que conseguí fue que el despiadado hombre me pusiera un pisotón que me desconecto de la realidad y de mi mundo por no sé cuantas horas, o habrán sido días?

No sé, lo próximo que recuerdo fue que recobre la conciencia, pero… pero.. no podía ver nada, pensé, estaré sonando? Luego recuerdo el marcadísimo sabor metalico de la sangre en mi boca, empeze a escuchar risas, carcajadas y más risas, el olor a humo del cigarro y orines inundaban el cuarto, escupi la sangre que tenia en la boca, luego trate de llevarme las manos a la parte de la cabeza que mas me dolía y no pude, estaba esposado, en ese momento supe de la suerte que había corrido.

El dolor de cabeza era insoportable, trataba estar tranquilo, pero, que tan tranquilo puede tener un chico de 14 años al que habían secuestrado? Aún así, con la serenidad que sacaba de no sé donde, procure mantenerme callado, que pareciera que aún dormía, trataba de escuchar lo mas que podía, sin embargo, al parecer, la demás gente no estaba en la misma habitación que yo, por lo cual no podía escuchar claramente las conversaciones, solo escuchaba cuando alguno de ellos, levantaba la voz.

DIA 1: Transcurrió sin ninguna novedad, seria mas del medio día, tenía mucha sed y hambre y unas ganas incontrolables de orinar, obviamente no podía pedir ni comida ni ir al bano, asi que contra todo pudor, me orine donde estaba tirado, tirado con mis manos esposadas en la espalda y con los ojos vendados. Habia en mi mente una revolución de ideas, que hiban a hacer conmigo? Por que yo? Se habrían equivocado? Me van a matar? Luego una voz masculina, pero mas tranquila seguida de unos pasos pesados se escucho cerca de mi habitación – dale pan y mójalo con leche, y que se de por bien servido el cabron, – segido de una risa con una mezcla de sarcasmo y maldad, a la media hora tenia una bandeja de plástico con un pan mojado en leche, la leche debió de haber estado agria sabia a rayos, pero no me podía quejar, luego me sentí muy cansado, de verdad cansado y me dormi.

DIA 2: Esa madrugada sentí frio , luego el cuarto se calentó un poco, me di cuenta que era otro dia, desperté, esperando que todo fuera una pesadilla o un error y que me liberarían en menos de lo que pensaba, pero no era cierto, no era asi, ese dia fue un silencio absoluto en el lugar donde estaba resguardado, no se escuchaba nada, podía escuchar el agua de la llave mas cerrada del lavabo del cuarto contiguo, ese dia fue fatal, mi mente a mas de 1000 rpm pensando en todas las posibilidades que tenia, asi pasoel resto del dia, con hambre, un poco de frio, preferí dormir para no sentir miedo, ni hambre. En la madrugada fui despertado por un trueno, supuse que llovería, y asi fue, no contaba que el cuarto donde estaba goteaba, parecía que llovia también dentro de la casa, esa noche sentí fatal, mojado, hambriento, con frio.

DIA 3: El día empezó como termino el día anterior, con un silencio sepulcral, que solo era interrumpido por el sonido de la lluvia que caía afuera y un poco de la que caía adentro, paso por mi mente la idea de que me abandonarían a mi suerte, sin comida, ni agua ni nada, hasta morir, en eso, escucho ladrar unos perros, no los había escuchado antes, no sabía si ya estaban ahí o en ese momento los estaban llevando, seguido de ruido de radios, en alto volumen, no entendía lo que decían, solo sabía que estaban ahí, me sentí reconfortado por qué sabía que había gente en ese lugar y que no estaría solo con el día anterior, oigo pasos acercándose, abren una puerta que por el sonido pareciera que era metálica, – órale pinche perro, y di que te fue bien, ahora el jefe quiso que desayunaras, como premio por haberte dejado sin comer ayer, al rato vengo a aventarte unas garras para que te cambies porque hueles de la chingada- no dije nada, permanecí inmóvil, el tipo se arrimo, movió mi cabeza y me dio agua, unos sorbos de agua, antes que pudiera decirle gracias, el tipo rompe el silencio – se dice gracias pinche malagradecido- detecte cierto acento típico de las personas del DF, luego recibo una patada en el estomago, que me hiso vomitar lo poco o nada que tenía en el estomago.

Comí, como perro, con las manos atadas a la espalda,con la mente un poco mas ubicada, pensé: podría reconocer a 2 personas por su voz, y a uno por sus pisadas, un chilango, y otro del norte, tal vez de chihuahua, o de aquí, de Cd Juárez, en ese momento recordé que esa voz fue la misma del tipo de barba cerrada que había ordenado que me llevaran en el -auto, el día que me secuestraron –claro- dije para mi mismo, barba cerrada, pisadas fuertes, y el tipo de voz, trataba de hacer anotaciones mentales, buscar detalles, que no se me pasara nada, luego no hubo más que silencio, solo roto por algunos ladridos de los perros y por la lluvia incesante, así transcurrió lo que yo bautice como día 3, estaba muy débil, con mucho frio, y no me habían venido a dar ropas secas, opte por dormir, no sé cómo, pero lograba conciliar el sueño, aún a la fecha lo sigo haciendo.

DIA 4: Empezaba a desesperarme, que iria a pasar conmigo, no sabia cuantos días mas podía aguantar asi, con poca comida, muy poco agua, con frio, empezaba a toser, al menos afuera había dejado de llover, los perros no habían dejado de ladrar la noche anterior, asi que casi no pude dormir, mas bien pienso que mi cerebro no era tanto que durmiera sino que se desconectaba de la realidad, para no percibir el sufrimiento, en mis ratos de conciencia, pasaban por mi mente, mi familia, mi mama, mi papa, mis amigos, que pasaría si no regresara mas, me extranarian, o si simplemente no supieran de mi mas nada!, me aterraba la idea, pero no podía demostrar miedo, sabia que no tenia que hacerlo.

Ese dia, fue diferente, desde muy temprano hubo mucho movimiento en la casa, de nuevo el sonido de los radios, el blip blip de los nextel, voces ireeconocibles y una voz ronca, aguardentosa, fuerte recuerdo claramente que decía- tu sabias en lo que te metías, ahora no me vengas con chingaderas, yo se que el no tiene la culpa de tener un tio asi de pendejo,pero alguien tiene que ser la garantía de………- ahí se alejo de donde estaba por que no pude escuchar nada hasta que volvi a escuchar la misma voz diciéndoles a los demaspresentes – ya se armo, ese hijo de la chingada va a regresarnos todo lo que nos quito,vamos a hacer el paro de que lo entregamos, quiero que se pongan bien truchas, sin mamadas, pónganse bien vergas, cualquier movimiento en falso que ellos den y matamos al mocoso, ahora, si todo sale conforme a lo planeado, en el momento en que ellos entreguen las cosas, soltamos al mocoso en alguna otraparte y que alguien de nosotros pase y le de unos cuetazos. Se prendió mi foco de alarma,de todos modos me matarían, empeze a hacer una lista mental de todas las cosas de las que me gustaría despedirme, de mis papas y mi familia como prioridad, de mis amigos, de mis mascotas, de mis cosas, pensaba en por que había gente que moria joven y gente que moria de viejos, me sentía desdichado, me sentía mal, la tos empeoraba, el hambre era insoportable al igual que la sed, mi estado mental detereorado, y con esa bomba que me acababan de lanzar, me sentía muerto desde ese instante.

Pasaban las horas, el movimiento de la casa hiba en ahumento, los perros cada vez ladraban mas, de pronto,esucho que se acercan a lapuerta de la habitación en la que estaba hospedado, abren la puerta y con el mismo acento chilando de antes me dice – haber pinche mocoso, tuviste suerte de que nosotros somos buena onda, no como el ogete de tu tio, pero no creas que les va a salir gratis, no te me emosiones- en eso me levanta, yo ya muy débil como para caminar, o siquiera permanecer de pie, me deje caer, a lo que me dijo – si no quieres caminar , te saco arrastrando pero a huebo que te saco cabron- yo balbuceaba, no podía hablar, me arrastro hasta la cajuela de un carro, me metieron y condujeron por un tiempo, fue imposible calcular el tiempo, de pronto escucho que el carro se para y apagan el motor, en ese momento crei que mi vida había llegado a su fin, que era cuestión de segundos para que me atravezaran las balas, paso un minuto, luego 2, y nada, luego 5 minutos y luego 10, 15, media hora, y nada se escuchaban pasar los carros, no sabia donde estaba……………………………………… continuara

Anuncios

About this entry