Delirio de un viernes por la tarde…

Es difícil ver como cambian las cosas, como un momento te lleva a otro y de pronto estas en un punto neutral donde no sabes a donde correr. Frente a ti hay diferentes caminos, pero ninguno parece atractivo, el único que llama tu atención es aquel que ya recorriste y al que quisieras volver, esta vez quizá, con más fuerza y decisión; tal vez harías las cosas diferente… mejor.

Que difícil es descubrir a una persona dentro de otra, ver enteramente el lado que tú nunca pudiste sacar a la luz, ese lado que siempre quisiste conocer. Todo lo que antes los ojos de los demás no se mostró, algo que permaneció oculto en las sombras, hasta para ti.

Que difícil es ver un momento del pasado, antes que el hielo atacara, un brote de dulzura, ese toque de amor que rara vez sale, y que al hacerlo, se presenta con timidez, quizá por miedo a la burla, quizá por miedo al rechazo.

Duele ver como una chispa se apaga, como cambia de color. Pero duele más el hecho de presenciar ese momento, que tanto quise para mi, en otra persona, esa a quien no conozco y que quizá fue feliz a tu lado.

Como desearía ser ese pensamiento, ese brote de luz que se mezcla con tus sentimientos. Quisiera ser ese deseo, esa dulce angustia que te levanta a diario pensando si este será el día en que obtengas la respuesta que te hará feliz. ¿Porqué no atreverte a buscarla conmigo?, ¿será que piensas que yo no puedo ofrecer algo mejor?. No conozco tu respuesta, pero conozco mi dolor, y conozco ese beso que nunca se dio.

Quisiera ser ese nerviosismo en tu vientre, la ilusión de tu día a día. Entrar en tu mente y ocuparla toda. Quisiera arrancarme el dolor y volar al punto donde siempre quise llegar. Encontrarme en tus ojos, tus manos y tus labios. Encerrarme en tu esencia y no dejarla jamás.

Quisiera escuchar de ti hacia mi, todas esas palabras que sólo conmigo no supiste decir, no se porque. Quisiera que vieras que hay mucho más dentro de este corazón, ese corazón que no mostré, ese corazón que se ahoga dentro de su propio egoísmo y desconfianza.

Ojala y me vieras con esos mismos ojos, ojala y me vieras como realmente soy, ojala y vieras que todo esto es amor.

CuerVOO

Anuncios

About this entry