Las mujeres no saben lo que dicen !!!

Huevo dice:

Las mujeres no saben lo que dicen!!!

No entiendo a las mujeres cuando menstrúan.

Y con “No entiendo” quiero decir “No me importa como se sienten”.

Basta ya. Estoy harto de que en el momento que una mujer siente escurrir dos gotitas de sangre inmediatamente entre en bitchin’ mode. Como si sangrar un poco les diera derecho a molestar a todo el mundo con su actitud odiosa e imprevisible.

Porque digámoslo con todas sus letras: No mamen.

Ay, sangran por la vagina! Ay, tienen cólicos! Ay, chinguen a su madre!

Se quejan como si su vida corriera peligro. Tal vez lo entendería y hasta —válgame Dios!— las justificaría si una de cada cinco mujeres muriera desangrada. Pero no, lo único que pasa es que se acaban una caja de tampones y ensucian los calzones. Big fucking deal.

Y lo peor: creen que todos deben aguantarles sus arrebatos histéricos y estados de humor incomprensibles basadas solo en el tambaleante argumento de: “Ay, ando hormonal”. Un día voy a salir y abofetear a cada mujer que vea en la calle, y cuando me reclamen, diré “Ay, entiéndeme, ando hormonal”.

Y luego, sus dolores. Bah. Nada mas aburrido que oír a una mujer quejarse mientras se aprieta el abdomen entre pujiditos y lamentos. Por favor! sangran porque una membranita se cayo, no porque Jack el Destripador jugo gato en su estomago. Supérenlo.

Y encima quieren que uno las apapache y las consienta como si lo que les pasa fuera una injusticia. Si estuviéramos en la guerra y sangraran porque detuvieron una bala que era para mi, tal vez les pondría una mano en el hombro y diría una palabra de aliento. Pero no esperen consideración cuando sangran solo por no poder cumplir su deber sagrado como mujeres. Acéptenlo, es su castigo por hacer que nos expulsaran del paraíso. Lean la Biblia, pérfidas.

Y ya veo venir a una horda de mujeres quejicas, siempre repitiendo las mismas tonterías:

“¡Ya quisiera verlos a ustedes aguantar ese dolor una vez al mes!”

Tengo una palabra para ustedes:

HUEVOS.

Si, huevos.

Los hombres tenemos huevos, y, por si no lo sabían, los huevos, además de ser importantísimos para rascarse, hincharse y sostener todo el peso de las decisiones, son un equipo muy delicado. Y cuando ese delicado equipo sufre un ligero impacto, duele, duele muchísimo. Duele como no tienen una idea.

Cállense, no la tienen.

Sus coliquitos pueden mitigarse con pastillitas y tesitos. Un putazo en los huevos tiene que soportarse con eso mismo: con huevos. Nada lo mitiga, nada lo reduce mas que la pura fuerza de voluntad surgida de ahí mismo, de los huevos. Quisiera ver a sus ovarios haciendo algo remotamente similar. No pueden, porque lo único que hacen sus ovarios es dar lata una vez al mes. Pocas partes del cuerpo son tan inútiles como los ovarios. Incluso la vesícula sirve para guardar piedras. Hasta el apéndice explota de vez en cuando. Pero los ovarios son inútiles, una vergüenza.

La próxima vez que vea a una mujer quejándose de cólicos, voy a patearla en el vientre y luego le diré: “Ahora si puedes empezar a IMAGINAR como duele tener huevos”. Estoy seguro que después de eso, me pedirá perdón en nombre de todas las mujeres.

A callar, ya se que iban a decir, la otra tontería mas grande después del dolor de los cólicos: el dolor del parto.

Las mujeres nacen con un dispositivo subconsciente que se activa en cuanto se sienten acorraladas por estas irrefutables verdades. Dicho dispositivo las hace exclamar tonterías como: “Pues los hombres nunca soportarían el dolor de un parto”. A lo que yo digo, de nuevo:


HUEVOS.

Por lo general, las mujeres que dicen esto nunca han estado embarazadas, lo cual inmediatamente las descalifica y las hace candidatas a una patada en el culo. Si por casualidad la que lo dice lo ha estado, solo ha sido una vez, o tal vez dos, o si es medio bruta, incluso tres. Y seguramente esas veces estuvo anestesiada y ni siquiera se dio cuenta de cuando parió, así que su “dolor de parto” se reduce a la inyección de la anestesia. Wow.

Y aun así, si hacemos cuentas, una mujer, hipotéticamente, puede estar embarazada solo una vez al año. Así que en, digamos, 10 años, una mujer puede sufrir 10 dolores. Un hombre, hipotéticamente, puede ser pateado en los huevos una vez cada 5 segundos, así que en 10 años, si multiplicamos las veces que puede ser pateado por hora y luego lo multiplicamos por día, y luego por mes, luego por un año y luego por 10, nos da como resultado un enorme no mamen pinches viejas exageradas.

Yo.

Escrito por Huevo , Honor a quien honor merece, solo lo reproduzco tal cual el maese HUEVO lo escribe

Anuncios

About this entry